Pin It

Widgets

Los Jardines clásicos de Suzhou

Existe un proverbio chino que reza: "En el cielo está el paraíso y en la tierra están Suzhou y Hangzhou", pues la ciudad de Suzhou es una de las más bellas de China, situada en la parte baja del río Yangtsé, a orillas del lago Taihu. Una ciudad conocida como la "Venecia del Este", debido a los canales de agua que recorren la ciudad y que pueden ser transitados en barca, siendo una de las urbes más visitadas de China gracias a sus hermosos puentes de piedra, sus majestuosas pagodas y sus impresionantes jardines clásicos, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 1997. Pues Suzhou, es la ciudad de China que más jardines conserva, sumando más de cincuenta en esta histórica ciudad. De entre todos ellos, existen nueve que están considerados como las mejores realizaciones de jardines chinos que recrean entornos de agua y montaña. Recorriendo estos jardines, entre rocas, estanques, pabellones y frondosa vegetación, podemos contemplar el arte paisají­stico clásico de China a través de estos paisajes naturales en miniatura. Unos jardines que fueron acondicionados entre los siglos XI y XIX, integrando obras maestras del paisajismo que nos demuestran la trascendencia metafí­sica que posee la belleza de la naturaleza en la cultura china.

La mayoría de estos nueve jardines pertenecían a casas particulares, destacando entre ellos el Jardín del administrador humilde, que se extiende a través de casi cinco hectáreas y que pertenecía a un alto funcionario que lo construyó durante la dinastía Ming, el Jardín del maestro de redes, que fue construido durante la dinastía Song y restaurado en el siglo XVIII, o el Pabellón de las olas azules, erigido a mediados del siglo XI, rodeado por un foso de agua que lo aisla de las calles y en cuyo interior se encuentra el Templo de los Quinientos Sabios, en el que están esculpidas casi seiscientas imágenes que representan la historia de Suzhou.

Unos jardines que nos recuerdan a antiguas pinturas de paisajes tradicionales chinos, destacando por su profunda fusión entre la exquisita artesanía, la elegancia artística y sus ricas implicaciones culturales. Unos espacios donde los antiguos intelectuales chinos armonizaron la poesía estética de los paisajes naturales con la reclusión de la vida urbana, que limita nuestros espacios, por lo que los jardines de Suzhou pretenden ser un microcosmos del mundo natural, incorporando elementos básicos como el agua, las rocas o la flora, además de diversos tipos de pabellones de importancia literaria y poética. Unos exquisitos jardines que son el testimonio de la habilidad de los maestros de la región oriental del delta del Yangtze, que terminaron por ejercer una profunda influencia en la evolución del arte paisajístico oriental y occidental.


Jardín del administrador humilde. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Roger Hsu


Jardín del maestro de redes. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Caitriana Nicholson


Jardín del maestro de redes. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Caitriana Nicholson


Jardín del administrador humilde. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Caitriana Nicholson


Jardines clásicos de Suzhou. China.
Allison Fender


Jardín del administrador humilde. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Caitriana Nicholson


Jardín del maestro de redes. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Caitriana Nicholson


Jardines clásicos de Suzhou. China.
SteFou!


Jardines clásicos de Suzhou. China.
SteFou!


Jardín del maestro de redes. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Caitriana Nicholson


Jardines clásicos de Suzhou. China.
Andrew Smith


Jardín del maestro de redes. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Steve Cadman


Jardín del administrador humilde. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Roger Hsu


Jardín del maestro de redes. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Steve Cadman


Jardín del administrador humilde. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Caitriana Nicholson


Jardín del maestro de redes. Jardines clásicos de Suzhou. China.
Rita Heine


Jardines clásicos de Suzhou. China.
Pete Watters