Pin It

Widgets

Los 10 castillos más bellos del mundo

Para nuestra entrada de hoy hemos seleccionado algunos de los castillos y fortificaciones mas bellos del mundo. Aunque para escoger a estos diez hemos tenido que dejar a muchos otros en el tintero, en próximas entradas continuaremos añadiendo al blog muchos más. Muchas de estas construcciones armonizan sus ingenios defensivos con una increíble belleza, mientras otros, como el castillo de Neuschwanstein, fueron construidos en una época dominada por el romanticismo y la exaltación del medievo. Una época en la que las murallas y baluartes defensivos carecían de utilidad práctica desde un punto de vista estratégico. A pesar de esta finalidad más decorativa que defensiva, si hablamos de belleza, hemos pensado que también debían estar incluidos en nuestra lista.


El castillo de Eltz

El castillo de Eltz es un castillo medieval ubicado en el estado federado de Renania-Palatinado, en Alemania. Un hermoso castillo rodeado por el río Elzbach, alzándose sobre una roca a setenta metros sobre sus aguas. Una fortificación que continua siendo propiedad de una de las familias que vivía allí en el siglo XII, hace treinta y tres generaciones. La estructura se construyó dividida en tres complejos separados de edificios, siendo cada uno de ellos propiedad de una diferente familia, pues en la Edad Media pocos señores poseían suficientes recursos para costearse un castillo, por lo que una solución a este problema consistía en construir un castillo conjuntamente, donde cada uno poseía una parte separada para vivir y todos se beneficiaban de su fortificación defensiva. Un imponente castillo que nos presenta sus ocho torres de hasta ocho pisos, alcanzando alturas de entre treinta y cuarenta metros, fortificadas con gruesos muros exteriores. Un baluarte que compartían alrededor de cien miembros de las tres diferentes familias en sus más de cien habitaciones.


El castillo de Eltz, estado federado de Renania-Palatinado, Alemania.
C.M.FRIESE photography


El castillo de Eltz, estado federado de Renania-Palatinado, Alemania.
stofoto


El castillo de Eltz, estado federado de Renania-Palatinado, Alemania.
Isaac Wedin


El castillo de Eltz, estado federado de Renania-Palatinado, Alemania.
Evolutione003n


El Castillo de la Garza Blanca: Himeji-jo

El castillo de Himeji se alza sobre las colinas Himeyama y Sagiyama, dominando un importante punto estratégico del Japón feudal e integrando una de las estructuras medievales más antiguas que se conservan en el país del sol naciente. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1993, el castillo de Himeji es una majestuosa manifestación arquitectónica de los castillos japoneses de comienzos del siglo XVII, comprendiendo un conjunto de más de ochenta edificios. Un impecable baluarte defensivo que cuenta con sistemas de protección notablemente ingeniosos, que datan de la primera época del shogunato. Una obra maestra de la arquitectura japonesa que fusiona los aspectos funcionales con un gran atractivo estético, destacando por la elegancia de su silueta y sus blancos muros defensivos, así como por la sutil proporción entre los volúmenes de sus edificios y los múltiples planos de sus techumbres.


Castillo de Himeji, Japón.
Hiroaki Kaneko


Castillo de Himeji, Japón.
LuxTonnerre


Castillo de Himeji, Japón.
LuxTonnerre


Castillo de Himeji, Japón.
Shadowgate


Castillo de Himeji, Japón.
alisdair


Castillo de Himeji, Japón.
T Chu


El castillo de Neuschwanstein

Durante el siglo XIX y principios del XX, surgían nuevas tendencias arquitectónicas afianzadas en los sentimientos nacionalistas característicos del romanticismo. Esta arquitectura historicista imitaba los estilos de épocas pasadas, siendo claros ejemplos el estilo neogótico, el neobarroco o el neomudéjar en el caso de España. En el año 1864, en esta época de pura fantasía romántica, accedía al trono de Baviera Luis II, conocido como "el rey loco". Este excéntrico gobernante idealizó desde niño los libros caballerescos y las fantasías medievales, volcando sus esfuerzos en la construcción de tres majestuosos palacios: Linderhof, Herrenchiemsee y, por supuesto, el imponente castillo de Neuschwanstein.


El Castillo de Neuschwanstein en Baviera, Alemania
justinknabb


El Castillo de Neuschwanstein, Baviera, Alemania.
Kate Ure


El Castillo de Neuschwanstein, Baviera, Alemania.
Christine Olson


El Castillo de Neuschwanstein, Baviera, Alemania.
Leo-setä


El Alcázar de Segovia

Alzándose sobre un cerro en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores, el Alcázar de Segovia constituye uno de los más bellos castillos de España. Los restos más antiguos hallados en el lugar los constituyen unos sillares de granito que podrían pertenecer a un castro o fortificación romana, y sobre estos milenarios vestigios, este baluarte hispano-árabe fue erigido, aunque no existe ninguna noticia documental del edificio hasta el año 1122, poco después de que Alfonso VI de León reconquistase la ciudad. Una hermosa estructura que fue numerosas veces restaurada y ampliada, desde Alfonso X hasta Felipe II, debiendo su actual aspecto a este último, presentando su elegante silueta, única entre los castillos españoles.


El Alcázar de Segovia. España.
Raúl A.-


El Alcázar de Segovia. España.
Raúl A.-


El Alcázar de Segovia. España.
Bernard Gagnon


El Alcázar de Segovia. España.
Frank Kovalchek


El Castillo de Hochosterwitz

El Castillo de Hochosterwitz está considerado como una de las más impresionantes fortalezas medievales de Austria, situado sobre una rocosa e histórica colina que se alza 160 metros de altura en el estado de Carintia. Un promontorio rocoso que ha sido habitado desde tiempos ancestrales, tal y como atestiguan los numerosos hallazgos realizados en la zona, relacionados con la cultura de Hallstatt, de la Edad del Bronce, y de cultura de La Tène, de la Edad del Hierro. Una imponente fortaleza medieval que goza de una posición privilegiada, encaramada a la cima de la roca, desde donde pueden avistarse territorios que se encuentran hasta treinta kilómetros de distancia. Los primeros documentos históricos que la mencionan datan del año 860, aunque su primera mención como castillo feudal la encontramos hacia el año 1.200. Con el paso de los siglos, la fortaleza fue reformada y ampliada en diversas ocasiones, hasta cobrar su forma actual en el siglo XVI. Un castillo que se muestra inexpugnable al observarlo desde los pies del valle donde se ubica, pues para acceder a él deben recorrerse los empinados senderos que nos conducen a través de las catorce puertas defensivas a lo largo de sus murallas que dan acceso al castillo.


El Castillo de Hochosterwitz, Carintia, Austria.
Johann Jaritz


El Castillo de Hochosterwitz, Carintia, Austria.
Wolfgang


El Castillo de Hochosterwitz, Carintia, Austria.
Wolfgang


El Castillo de Hochosterwitz, Carintia, Austria.
Johann Jaritz


El Castillo de Coca

Situado a las afuera de la villa de Coca, en Segovia, se encuentra una formidable fortificación que integra uno de los mejores exponentes de la arquitectura gótico-mudéjar española. El castillo de Coca es uno de los pocos castillos españoles que no se asienta sobre un cerro, encontrándose cercado por un ancho y profundo foso. Una fortaleza que fue erigida en el siglo XV principalmente en ladrillo, aunque presenta diversos elementos en piedra caliza, como las columnas del patio de armas. Un castillo que impresiona por su imponente sistema defensivo, que lo conforman su foso exterior y sus dos recintos amurallados con torreones, disponiendo además de un puente defensivo sobre el foso. El primer recinto amarullado presenta una planta cuadrada, flanqueada en sus vértices por cuatro torres, siendo la de mayor tamaño la torre del homenaje, recorrida en su interior por una angosta escalera de caracol que permite el acceso a las diversas plantas donde se encontraba la capilla y la sala de armas. Un excepcional baluarte que en 1808, durante la Guerra de la Independencia, fue ocupado por los franceses, quedando en estado ruinoso en el 1812 cuando lo abandonaron. Ya en el año 1931 fue declarado Monumento Histórico Nacional, siendo restaurado entre 1956 y 1958.


Castillo de Coca, Segovia, España.
Jose Luis Cernadas Iglesias


Castillo de Coca, Segovia, España.
Jose Luis Cernadas Iglesias


Castillo de Coca, Segovia, España.
Jose Luis Cernadas Iglesias


Matsumoto: El castillo del cuervo

El castillo Matsumoto, también conocido por el nombre de Karasu-jo o "El castillo del cuervo", debido a los negruzcos tonos que presenta su estructura, integra uno de los más bellos exponentes de las fortalezas hirajiro de Japón. Un castillo que se alza sobre llanuras pantanosas en lugar de erigirse sobre una colina o montaña. Unos anegados terrenos que obligaron a sus constructores a erigir tan sólida estructura durante el periodo Sengoku, una época dominada por la guerra civil.


El castillo de Matsumoto. Prefectura de Nagano. Japón.
Charlotte Marillet



t-mizo


El castillo de Matsumoto. Prefectura de Nagano. Japón.
Ken Funakoshi


El castillo de Hohenzollern

El Castillo de Hohenzollern se encuentra situado al sur de Stuttgart, en la sierra de Jura de Suabia. Un castillo que ha estado vinculado a los orígenes de la Dinastía Hohenzollern, una familia que alcanzó gran poder durante la Edad Media y que con el tiempo llegaron a erigirse como los emperadores de Alemania. El castillo actual se alza sobre la cumbre del monte Hohenzollern, a una altitud de 855 metros, el mismo emplazamiento donde en el pasado se erigió el primer castillo en el siglo XI. Una fortaleza que quedó completamente destruida en los inicios del siglo XV tras un prolongado asedio por parte de una alianza de las ciudades imperiales de Suabia. Ya a mediados del siglo XV, un segundo castillo, de mayor tamaño y sólidez, fue erigido como refugio de la Dinastía Hohenzollern en tiempos de guerra, aunque ya a finales del siglo XVIII había perdido su importancia estratégica y cayó en el abandono. El majestuoso castillo que podemos contemplar en la actualidad fue construido por orden de Federico Guillermo IV de Prusia entre 1846 y 1867, denotando un clara inspiración en la arquitectura inglesa neogótica y en los hermosos castillos del Loira. Un castillo que integra un monumento al Romanticismo alemán, incorporando una visión tan propia de la época de un castillo caballeresco, engrandeciendo el prestigio de la familia real prusiana.


Castillo de Hohenzollern, Jura de Suabia, Alemania.
Jim Trodel


Castillo de Hohenzollern, Jura de Suabia, Alemania.
Jörg Wendland


Castillo de Hohenzollern, Jura de Suabia, Alemania.
R∂lf Κλενγελ


La fortaleza de Mehrangarh

Situada en el desierto de Thar y emplazada sobre una colina a ciento veinte metros sobre Jodhpur, la "Ciudad Azul" de Rajastán, se yergue una de las fortalezas más majestuosas que podemos contemplar en la India. Los imponentes muros de la fortaleza de Mehrangarh se alzan más de treinta metros de altura, conservando aún algunos de sus cañones originales en un excelente estado de conservación y custodiando un interior de amplios patios, palacios de intrincadas tallas e históricos templos. Un baluarte que jamás fue conquistado ni doblegado por asedio alguno. Un invencible bastión que se alza imponente, representando el espíritu mismo de la dinastía Rathore. Un histórico baluarte que domina el paisaje de Jodhpur. Una ciudad que descansa a los pies de la imponente fortaleza, extendiendo un imposible laberinto de azuladas callejuelas hasta donde abarca la vista.


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Milo & Silvia in the world


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Fulvio Spada


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Milo & Silvia in the world


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Honza Soukup


El Castillo de Lichtenstein

El Castillo de Lichtenstein se alza majestuoso, dominando el bello entorno de la sierra de Jura de Suabia, en el estado de Baden-Wurtemberg, al suroeste de Alemania. En este mismo emplazamiento se erigía en el pasado el bastión de los caballeros de Lichtenstein, que dominaron estas tierras hasta el siglo XVII. A lo largo de los siglos se erigieron diversos baluartes en este emplazamiento, aunque el castillo actual comenzó a tomar forma en los inicios del siglo XIX, cuando estas tierras pasaron a manos del rey Federico I de Wurtemberg, quien ordenó desmantelar parte de la antigua estructura y acondicionarla para construir un pabellón de caza. Ya en el año 1837, su sobrino, el duque Wilhelm de Urach, conde de Wurtemberg, inspirado por la novela Lichtenstein, escrita en 1829 por Wilhelm Hauff, remodeló el castillo entre los años 1840 y 1842, encargando el diseño al arquitecto Carl Alexander Heideloff, conservando los tres primeros pisos del antiguo bastión.


El Castillo de Lichtenstein. Alemania.
Franzfoto


Castillo de Lichtenstein, Montes Suabos, Alemania.
Florian Schott


Castillo de Lichtenstein, Montes Suabos, Alemania.
Last Hero


Castillo de Lichtenstein, Montes Suabos, Alemania.
Donald