Pin It

Widgets

La fortaleza de Mehrangarh y la "Ciudad Azul" de Rajastán

Situada en el desierto de Thar y emplazada sobre una colina a ciento veinte metros sobre Jodhpur, la "Ciudad Azul", se yergue una de las fortalezas más majestuosas que podemos contemplar en la India. Sus imponentes muros, que se alzan más de treinta metros de altura, aún conservan algunos de sus cañones originales en un excelente estado de conservación, custodiando un interior de amplios patios, palacios de intrincadas tallas e históricos templos del estado indio de Rajastán. A sus pies, se extienden cientos de casas de tonos azulados, un color que antiguamente se empleaba para señalizar las casas de los brahmanes, aunque posteriormente fue adoptado por las otras castas, pues creían que ahuyentaba al calor y a los mosquitos. En la actualidad, las nuevas construcciones se siguen pintando de este color por motivos turísticos, ofreciendo una impresionante vista desde las alturas de la fortaleza.

La construcción del fuerte de Mehrangarh se inició a mediados del siglo XV, durante el reinado del Marajá Rao Jodha, el quinceavo gobernante Rathore y fundador de la ciudad de Jodhpur. Un año después de su ascensión al trono, Jodha decidió trasladar la capital a Jodhpur, ya que el viejo fuerte de Mandore, con más de mil años de antigüedad, carecía de la solidez necesaria para resistir un asedio. La primera piedra que inició la construcción de esta fortaleza de proporciones asombrosas fue emplazada el 12 de mayo del año 1459, en esta rocosa colina situada unos diez kilómetros al sur de la ciudad de Mandore. Antes de la construcción del fuerte, este cerro rocoso era conocido como Bhaurcheeria, que podría traducirse como "la colina de las aves". Según cuenta la leyenda, en esta colina habitaba un único eremita llamado Cheeria Nathji, conocido como el "Señor de los Pájaros", pues incluso hoy en día la fortaleza integra el hogar de miles de aves, destacando entre ellas el milano, el ave sagrada de los Rathore. Este solitario anacoreta maldijo al marajá con años de sequías, molesto por haber sido obligado a abandonar su hogar. Rao Jodha continuó imperturbable con la construcción, aunque trató de calmar los ánimos del eremita erigiendo una vivienda y un templo en el interior de la fortaleza, próximos a su antigua cueva, donde podría continuar con su meditación. Una decisión que no pareció aplacar tal maldición, pues hoy en día esta zona suele padecer sequías cada tres o cuatro años, y aún tras más de quinientos años, cada mañana se llevan flores al templo para sosegar al furioso ermitaño.

Temoroso de los malos augurios, el marajá decidió tomar un drástica medida para que la nueva construcción resultara propicia de cara a los dioses. Según cuenta la historia, ordenó enterrar vivo a uno de sus sirvientes junto a los cimientos del baluarte. Este desdichado hombre se llamaba Rajiya Bambi, quien accedió de manera voluntaria al sacrificio tras habérsele prometido que su familia gozaría de la protección de los Rathore. Una promesa que el marajá cumplió, pues sus descendientes son a día de hoy una orgullosa familia que aún vive en el Raj Bagh, el jardín de Rajiya, la finca legada por Rao Jodha.

El sacrificio de Rajiya es un hecho constatado, aunque otras fuentes menos fiables afirman que otros tres hombres compartieron el triste destino de este hombre, sumando de este modo otros tres sacrificios humanos a los cimientos de la fortaleza del marajá, un sacrificio por cada uno de los vértices del baluarte. Según afirman estas fuentes, uno de estos sacrificios fue el propio hijo de Rajiya, además de un brahmán llamado Mehran, aunque parece poco probable que el marajá sacrificase a dos miembros de una misma familia y a un sacerdote. De ser ciertas estas afirmaciones, el propio nombre de la fortaleza, Mehrangarh, procedería del nombre del brahmán ofrecido para apaciguar a los dioses. Aunque realmente, lo más probable es que la respuesta sea mucho más simple. Mehr es un vocablo empleado en Rajastán para referirse al sol, pues el linaje de los Rathore estuvo históricamente ligado al astro rey, conocidos como Suryavansha o la dinastía solar, por lo que sería lógico nombrar a su principal baluarte en su honor.

La actual fortaleza presenta un aspecto notablemente diferente tras más de cinco siglos tras su construcción. La edificación original iniciada por Rao Jodha era de menor tamaño que la actual, pero con el paso de los siglos la dinastía Rathore creció en poder e influencia, convirtiendo este baluarte en un símbolo de su gloria y poderío, por lo que sus descendientes erigieron diversas ampliaciones dejando su huella en esta monumental ciudadela, que terminó por integrar un compendio de diferentes reinados y épocas, estilos e influencias, donde radica la belleza de Mehrangarh.

El acceso a la fortaleza se encuentra protegido por nada menos que siete enormes puertas, entre las que desctaca la primera de ellas, La Puerta de la Victoria, construida por el Marajá Man ​​Singh para conmemorar sus victorias sobre Jaipur y los ejércitos de Bikaner, así como La puerta Fattehpol, construida por el Marajá Ajit Singh para conmemorar la derrota de los mogoles. Una puerta donde todavía pueden contemplarse las marcas de las balas de cañón de los ejércitos atacantes de Jaipur, aunque la fortaleza de Mehrangarh jamás fue conquistada ni doblegada por asedio alguno. Un invencible bastión que se alza imponente, representando el espíritu mismo de los Rathore. Una histórico baluarte que domina el paisaje de Jodhpur, la "Ciudad Azul" de Rajastán. Una ciudad que descansa a los pies de la imponente fortaleza, extendiendo un imposible laberinto de azuladas callejuelas hasta donde abarca la vista.


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Milo & Silvia in the world


La fortaleza de Mehrangarh y la
Alex Thomson


La fortaleza de Mehrangarh y la
Jesse Gillies


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Fulvio Spada


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Milo & Silvia in the world


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Honza Soukup


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Honza Soukup


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Honza Soukup


La fortaleza de Mehrangarh y la
Jean-Pierre Dalbéra


Vista de la
Francisco Anzola


La
Tomas Belcik


Fachada de una de las casas de la
Alex Thomson


Vista de la
jonmcalister


Casas en la
Tom Maisey


Fachada de una de las casas de la
A Vahanvati


Vista de la
Jesse Gillies


Vista de la
Tomas Belcik


La fortaleza de Mehrangarh. Jodhpur, Rajastán, India.
Jesse Gillies