Pin It

Widgets

Gibbs Farm: Un sorprendente parque de esculturas

Situado en la Isla Norte de Nueva Zelanda, junto al puerto de Kaipara y unos sesenta kilómetros al norte de Auckland, se encuentra un sorprendente parque escultórico propiedad de uno de los empresarios más ricos de Nueva Zelanda, Alan Gibbs. Un increíble museo al aire libre conocido como Gibbs Farm o "La granja de Gibbs", donde, después de casi veinte años de desarrollo, atesora una increíble variedad de gigantescas esculturas creadas por algunos de los artistas más famosos del mundo. Entre las obras de arte que podemos encontrar en esta granja tan poco convencional se encuentran algunas monumentales estructuras ideadas por artistas como Daniel Buren, Neil Dawson, Andy Goldsworthy, Anish Kapoor, George Rickey, Richard Serra o Bernar Venet. Unas obras de arte diseñadas expresamente por cada uno de sus creadores para adaptarse al paisaje en el que se enmarcan, entre las suaves ondulaciones de estas colinas tapizadas por verdes pastos.

Muchas de estas estructuras al aire libre presentan una inmensa escala, constituyendo un parque escultórico verdaderamente único e incomparable a cualquier otro del mundo. Algunas de estas esculturas son auténticas obras maestras de la ingeniería yuxtapuestas en un paisaje arquetípico de las tierras agrícolas neozelandesas, desafíando a la imaginación de sus visitantes. Un lugar por donde los animales campan a sus anchas entre obras de arte contemporáneas, pudiendo encontrarnos con rebaños de ovejas, avestruces o incluso jirafas. A continuación os mostramos algunas de las hermosas esculturas que se funden con este bucólico paisaje, aunque os animamos a conocer más de este increíble lugar visitando el enlace a la página oficial de Gibbs Farm.


Neil Dawson – Horizons. Fotografía de Gibbs Farm



Neil Dawson – Horizons. Fotografía de Gibbs Farm


Neil Dawson: Horizons. Esta estructura de acero soldado y pintado presenta unas dimensiones de 15 x 10 x 36 metros, siendo una de las primeras esculturas que fueron encargadas para la Gibbs Farm, ubicada en uno de los puntos más altos de la propiedad, simulando un dibujo trazado a mano sobre el propio horizonte. Una estructura que a primera vista nos parece irreal debido a su gran escala y a su capacidad ilusoria, creando un efecto simple pero a la vez sorprendente.


Anish Kapoor – Dismemberment. Fotografía de Gibbs Farm



Anish Kapoor – Dismemberment. Fotografía de Gibbs Farm


Anish Kapoor: Dismemberment. Esta obra de Kapoor presenta una estructura compuesta por una gran membrana de PVC que se extiende entre las dos gigantescas elipses de acero. Una estructura ideada para embellecer el paisaje y soportar la exposición a las cambiantes condiciones atmosféricas.



Sol LeWitt – Pyramid. Fotografía de Gibbs Farm



Sol LeWitt – Pyramid. Fotografía de Gibbs Farm


Sol LeWitt: Pyramid. Esta obra de LeWitt integra al mismo tiempo una escultura, un monumento y un estilo de arquitectura. Una figura compuesta por pequeños bloques de hormigón que dan forma a la pirámide. Una estructura conceptualmente simple pero perceptivamente compleja.


Richard Serra – Te Tuhirangi Contour. Fotografía de Gibbs Farm



Richard Serra – Te Tuhirangi Contour. Fotografía de Gibbs Farm


Richard Serra: Te Tuhirangi Contour. Esta obra de Richard Serra nos presenta un gigantesco muro elaborado con acero corten, un tipo de acero que posee unas características particulares en su oxidación que lo protegen frente a la corrosión atmosférica. Una obra de 252 metros de largo por 6 de altura que se mimetiza con este ondulante paisaje a la perfección.


Zhan Wang – Floating Island of Immortals. Fotografía de Gibbs Farm



Zhan Wang – Floating Island of Immortals. Fotografía de Gibbs Farm


Zhan Wang: Floating Island of Immortals. Esta obra de acero inoxidable está inspirada en las antiguas tradiciones del feng shui y la jardinería paisajística asiática. En esta ocasión Zhan Wang dió forma a esta copia a escala de una roca en miniatura, aunque en otras de sus esculturas moldea el acero sobre una formación rocosa natural, para posteriormente extraer la roca. Una fulgurante isla ubicada en medio de un lago artificial.


Leon van den Eijkel – Red Cloud Confrontation in Landscape. Fotografía de Gibbs Farm



Leon van den Eijkel – Red Cloud Confrontation in Landscape. Fotografía de Gibbs Farm


Leon van den Eijkel: Red Cloud Confrontation in Landscape. Leon van den Eijkel es el creador de esta obra que armoniza los tres colores primarios, el rojo, el amarillo y azul. Unos tonos y unas formas que se mimetizan a la perfección con las verdes laderas de la granja.


Eric Orr – Electrum. Fotografía de Gibbs Farm



Eric Orr – Electrum. Fotografía de Gibbs Farm


Eric Orr: Electrum. Eric Orr fue un artista estadounidense que centró su obra en los fenómenos naturales y las reacciones del público ante ellos. Alan Gibbs pidió a Orr una estructura que añadiera los relámpagos al repertorio de su museo al aire libre. El resultado de esta petición fue la más grande bobina de Tesla del mundo. Una torre de cuatro pisos de altura sobre una base de hormigón con baldosas de granito negro que genera tres millones de voltios. El Electrum de Orr conforma una sorprendente obra de arte y ciencia. Una cegadora luz que constituye un merecido homenaje al artista, fallecido en 1998, integrando su última gran obra. Una obra que homenajeaba a su vez al genial inventor e ingeniero eléctrico Nikola Tesla.