Pin It

Widgets

El Templo del Loto y la Fe Baha'i

Cuando contemplamos la arquitectura de los diversos templos de la India, podemos discernir, pese a las perceptibles diferencias, los símbolos sagrados comunes a todas las religiones de este gran país. Símbolos que han trascendido a otros lugares y credos. Un claro ejemplo de ello es la flor sagrada de la India, la flor de loto. Una flor que representa la pureza espiritual en la tradición hindú. Una hermosa planta que florece sobre las aguas y que inspiró al arquitecto Fariborz Sahba para llevar a cabo un ambicioso y complejo proyecto encargado por el organismo rector internacional de la comunidad bahá'í, la más joven de todas las religiones independientes del mundo. Una inspiración conceptual que fue plasmada en formas geométricas definidas, que a su vez se tradujeron en proporciones y ecuaciones, posteriormente empleadas como base para el análisis estructural y los planos de ingeniería. La geometría resultante fue tan compleja como bella. Una ardua labor que se dilató durante dos años y medio hasta consumar los planos de este templo: una hermosa y blanca flor de loto, con sus veintisiete pétalos revestidos de mármol y con sus nueve estanques y jardines en torno a ella.

Fundada hace más de un siglo y medio, la Fe bahá'í se ha extendido por todo el mundo, sumando unos seis millones de fieles a lo largo de 247 países, contando con presencia en la mayoría de etnias, culturas y clases sociales de la Tierra. Según el punto de vista bahaí, cada una de las grandes religiones introducidas por los "Mensajeros de Dios", como Moisés, Krishna, Buda Gautama, Zoroastro, Jesucristo, Mahoma o El Báb, constituyen etapas sucesivas en el desarrollo espiritual de la civilización humana. Pues tal y como dijo Bahá'u'lláh, fundador de la Fe Baha'i, "La Tierra es un solo país y la humanidad sus ciudadanos". Una religión monoteísta que transmite un claro mensaje de unidad: la unidad de Dios, la unidad de la familia humana y la unidad de las múltiples religiones, pues una de sus principales doctrinas es hermanar a las diferentes creencias, destacando la ausencia de pinturas o imaginería religiosa en sus templos, así como de púlpitos o altares, por lo que tampoco se permite la realización de sermones o cualquier otra ceremonia en su interior.

Todas las Casas de Adoración Bahá'ís comparten ciertos elementos arquitectónicos, algunos de los cuales fueron precisados en sus escrituras sagradas, siendo una de las características esenciales su forma circular de nueve lados, por lo que los veintisiete pétalos del templo fueron dispuestos en grupos de tres para formar sus nueve lados, con nueve puentes que salvan las aguas de los estanques y que dan acceso a sus nueve puertas. Su gran salón interior presenta su superficie revestida de mármol blanco del Monte Pentélico, capaz de albergar hasta dos mil quinientas almas en esta estructura que se alza más de cuarenta metros de altura.

Esta inmensa flor de loto, vista desde el exterior, presenta tres conjuntos de nueve pétalos elaborados con láminas de hormigón armado. El primer conjunto de estos pétalos se abre hacia al exterior y conforma las nueve entradas del pasillo anular que circunda el templo. El segundo conjunto apunta hacia el interior, cubriendo el corredor, mientras el tercer grupo de nueve pétalos, conocido como "las hojas interiores", se nos muestra parcialmente cerrado, pues sólo las puntas se abren, como un brote entreabierto. Esta parte, que se eleva por encima de las otras, aloja la estructura principal del salón central. Estas hojas encierran la cúpula del pabellón, elaborado con las nervaduras que se entrecruzan en un intrincado diseño, por lo que, visto desde el interior, cada capa desaparece por detrás de la siguiente a medida que ascendemos la vista. La parte superior de esta gigantesca flor abierta hacia el cielo presenta una cubierta de acero y cristal que protege su interior de la lluvia al mismo tiempo que facilita la entrada de luz natural en el templo.

Un hermoso santuario ubicado en la ciudad india de Delhi, donde el arquitecto Fariborz Sahba trabajó durante diez años, dedicando los dos primeros a elaborar sus planos y los sucesivos a la supervisión de las obras. Un templo abierto a todas las personas y credos sin distinción, que desde su inauguración al público en diciembre de 1986 hasta el año 2002 ya había acogido a más de cincuenta millones de visitantes, superando al afamado Taj Mahal. Una innovadora estructura que conforma la más conocida de las Casas de adoración Bahá'í, luciendo radiante y nívea a la distancia, con su mármol blanco resaltando bajo los rayos del sol, tornando sus tonos en violáceos al ocaso, un color que en algunas culturas se asocia con la meditación.


Casa de adoración Bahá'í, Templo del Loto de Delhi, India.
Jesse


Casa de adoración Bahá'í, Templo del Loto de Delhi, India.
Jesse


Casa de adoración Bahá'í, Templo del Loto de Delhi, India.
whiskeyandtears


Interior de la Casa de adoración Bahá'í, Templo del Loto de Delhi, India.
Dinudey Baidya


Interior de la Casa de adoración Bahá'í, Templo del Loto de Delhi, India.
VasenkaPhotography


Casa de adoración Bahá'í, Templo del Loto de Delhi, India.
Rod Waddington


Casa de adoración Bahá'í, Templo del Loto de Delhi, India.
Terry Presley


Casa de adoración Bahá'í, Templo del Loto de Delhi, India.
Terry Presley


Casa de adoración Bahá'í, Templo del Loto de Delhi, India.
Kai Dietrich


Casa de adoración Bahá'í, Templo del Loto de Delhi, India.
rajkumar1220