Pin It

Widgets

La capilla del King’s College de Cambridge

La construcción de la capilla del King’s College de Cambridge se inició a mediados del siglo XV, integrando en la actualidad uno de los grandes edificios de la Inglaterra medieval, destacando la extraordinaria pureza de su arquitectura. Una obra maestra del estilo gótico perpendicular. Un proyecto que fue iniciado en el año 1446 por Enrique VI, dilatando su conclusión durante un periodo de cien años dividido en tres etapas, siendo finalizada bajo el reinado de Enrique VIII. Una increíble capilla que cuenta con la mayor bóveda de abanico en el mundo y algunas de las más sublimes vidrieras de su época. Su nave se alza verticalmente sustentada por contrafuertes tan ligeros y elegantes que parecen no tener otra función que la de enmarcar las veinticinco imponentes vidrieras del siglo XVI, concibiendo un espacio de gran luminosidad. Un interior que nos transmite una fuerte impresión visual, convirtiéndose en estupefacción al levantar la vista hacia su majestuosa bóveda que parece flotar en el espacio.

El rey Enrique VI tenía solo diecinueve años cuando se asentó la primera piedra del King’s College en 1441. En aquel momento, esta ciudad ubicada en tierras pantanosas y anegadas contaba con un puerto, aunque no podía dar cabida a la universidad, por lo que el rey decidió comprar y expropiar diversos terrenos en el centro del Cambridge medieval, nivelando y allanando sus tierras en una labor que se dilató durante tres años. El primer diseño del complejo fue modesto, aunque en 1445 ya estaba destinado a ser un magnífico ejemplo del patrocinio real. Inicialmente, Enrique VI planeó una organización académica para acoger a doce alumnos, el mismo número que los apóstoles de Cristo, aunque durante el transcurso de los trabajos decidió mudar su plan a otro mucho más ambicioso, optando por seleccionar a setenta eruditos que representasen a los setenta primeros evangelistas escogidos por Jesús, quienes a su vez serían seleccionados entre los estudiantes del Colegio Eton, fundado en el año 1440 por el propio Enrique en Berkshire. Un designio real que perduró durante más de cuatro siglos en los que la universidad admitió únicamente a estos privilegiados estudiantes. El rey impartió detalladas ​​instrucciones acerca del King´s College, aunque sus mayores esfuerzos se centraron en su capilla. Él rey destinó tal empeño para garantizar que la capilla del "Colegio del Rey" se convirtiese en un estructura sin igual en tamaño y belleza en toda Inglaterra, pues ninguna otra universidad contaba con una capilla construida a tal escala. Un edificio proyectado como el coro de una catedral, siendo Reginald Ely el maestro arquitecto escogido por el monarca.

La imponente capilla del King’s College de Cambridge cuenta con una longitud total de ochenta y ocho metros, sumando doce de ancho en su nave principal, con una altura interior de veinticuatro metros hasta alcanzar su imponente techo abovedado, que hace gala de un virtuosismo que ni las más ricas bóvedas de la Europa continental consiguieron igualar. Esta bóveda de abanico, también llamada bóveda palmeada, es un tipo de bóveda de crucería desarrollada en el gótico tardío en la que los nervios son numerosos, recordándonos la forma de este antiguo instrumento de origen chino. Todos los nervios del abanico presentan la misma curva, distribuidos de forma equidistante y dispuestos sobre una superficie curva continua. Aunque este tipo de bóvedas cuenta con innumerables nervios, no todos ellos pretenden repartir la carga, llevando a cabo una función puramente estética mientras las fuerzas de carga se transmiten por los meridianos, obteniendo como resultado un techo ondulante, de gran solidez y belleza. Además, las vidrieras de la capilla del King´s College conforman otra obra maestra de la estructura. Doce ventanales alargados a cada lado de la capilla y otras ventanas mayores en las fachadas este y oeste realizadas por maestros artesanos flamencos entre 1515 y 1531, a excepción del ventanal del oeste, que data de 1879. El coro alto es de madera, construido entre 1532 y 1536 para celebrar el matrimonio de Enrique VIII con Ana Bolena. El coro divide la nave del altar, a la vez que soporta el célebre órgano de la capilla, constituyendo un ejemplo de la temprana arquitectura renacentista. La decoración interior se completa con pequeñas flores de lis, un símbolo adecuado para su fundación real. En otros lugares del templo podemos observar las tallas de coronas o la Rosa Tudor dispuestas por orden del monarca Enrique VIII.

La visión de la parte posterior de la capilla conforma una de las estampas más conocidas de Inglaterra. Una estructura que se alza majestuosa sobre el verde y cuidado césped que se extiende hasta el río Cam, mostrando su orgulloso perfil contra el cielo de la Anglia Oriental. Un majestuoso edificio erigido por una sucesión de reyes desde 1446 a 1515, período que abarcó la famosa Guerra de las Dos Rosas que enfrentó a la Casa de Lancaster contra la Casa de York por el trono de Inglaterra. El legado de un rey que inició en Cambridge una tradición que terminó por convertir a la ciudad en un lugar de referencia internacional, donde se alza su universidad y sus centenarios colleges.


La capilla del King’s College de Cambridge. Obra maestra del gótico perpendicular inglés
Shemsu.Hor


La capilla del King’s College de Cambridge. Inglaterra
Shemsu.Hor


La capilla del King’s College de Cambridge. Inglaterra
Shemsu.Hor


La capilla del King’s College de Cambridge. Inglaterra
Rosino


Interior de la capilla del King’s College de Cambridge. Inglaterra
Peter


La capilla del King’s College de Cambridge. Inglaterra
Rosino


King's College Chapel
Karen Corby


La capilla del King’s College de Cambridge. Inglaterra
Martin Pettitt


La capilla del King’s College de Cambridge. Inglaterra
Rosino