Pin It

Widgets

El Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz

Situado a orillas del río Elba, en la ciudad de Dessau, el Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz conforma uno de los más bellos ejemplos de diseño paisajístico llevados a cabo en el viejo continente, integrando además el mayor jardín inglés de Alemania y de la Europa continental. La maestría y belleza de su diseño combina múltiples elementos tales como elegantes edificios neoclásicos, parques y jardines, guardando una estudiada estética con las zonas agrícolas, sutilmente modificadas para dotar de coherencia al conjunto. Un bucólico paisaje declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, abarcando un área protegida dentro de la Reserva de la Biosfera del Elba Medio.

Históricamente, Dessau conformó uno de los primeros núcleos de la Reforma luterana, manteniendo un estrecho contacto cultural y comercial con los Países Bajos, como atestiguan los diques a lo largo del Elba, construidos por ingenieros holandeses para paliar la inundaciones periódicas.

El Reino de los jardines fue creado a finales del Siglo de las Luces, momento en que se pretendían disipar las tinieblas de la humanidad empleando como herramienta la razón, en un marco social fuertemente influenciado por los ideales de la Ilustración. El proyecto se inició en el año 1765 por orden del duque Leopoldo III Federico Francisco de Anhalt-Dessau, ayudado por su amigo y arquitecto Friedrich Wilhelm von Erdmannsdorff, quien aspiraba a obtener una armoniosa combinación entre hombre y naturaleza. La inspiración de estos dos hombres se originó en su largo viaje a través de Italia, los Países Bajos, Inglaterra, Francia y Suiza, donde tuvieron la oportunidad de contemplar jardines como los de Stourhead, en Inglaterra o Ermenonville en Francia.

Extendiéndose sobre un área aproximada de 142 kilómetros cuadrados nos encontramos con este majestuoso ejemplo de la riqueza cultural de épocas pasadas. Un paraje donde despuntan hermosos palacios, esculturas y obras arquitectónicas cuyo principal fin era fusionar su belleza con los numerosos senderos, avenidas de árboles frutales, canales, lagos y praderas que salpican el paisaje. Aunque realmente, el Reino de los Jardines comenzó a forjarse un siglo atrás, con la construcción del palacio de Oranienbaum, un conjunto barroco que denota obvias conexiones con la cultura holandesa, originalmente construido en 1683 como residencia de verano de Enriqueta Catalina, además de la recuperación de las zonas pantanosas a lo largo del Elba y el establecimiento de sus aldeas y granjas. Ya en el año 1780, el duque Leopoldo III rehabilitó el conjunto bajo un marcado estilo oriental, siguiendo las pautas y técnicas establecidas por el arquitecto escocés William Chambers en su libro "Disertación sobre la jardinería oriental", contando con diversos puentes en arco, una casa de té o una pagoda. En 1811 se erigió su famosa orangerie, de 175 metros de longitud, cubierta por arcadas bajo las cuales se sembró una amplia colección de cítricos, protegidos del frío del invierno bajo esta bella superficie de cristal.

Aunque sin lugar a dudas, uno de los conjuntos más bellos que podemos contemplar en la vasta extensión del Reino de los Jardines es el Parque de Wörlitz, próximo a una pequeña ciudad con la que comparte nombre. Aquí, el duque Leopoldo III erigió entre 1769 y 1773 uno de los primeros jardines ingleses del continente, que acogería su residencia y la de su esposa, el palacio de Wörlitz, el primer edificio de estilo neoclásico edificado en el actual territorio de Alemania. Un lugar de superlativa belleza dominado por las superficies de agua y los canales del río que pueden recorrerse en barca, donde la vista se pierde en las lejanas praderas del Elba. En su recorrido nos encontramos con numerosas estructuras de gran belleza, como la sinagoga construida en 1790 en el borde oriental del jardín del palacio, inspirada en el diseño del Templo de Vesta en Roma, como muestra de la profunda tolerancia religiosa de Leopoldo. Una bella estructura que milagrosamente se salvó de la destrucción en la denominada "Noche de los cristales rotos" que tuvo lugar en 1938.

El Parque de Wörlitz albergaba además muchas otras joyas del ingenio y el diseño de la época, como la Isla de Rousseau en el Jardín de Neumark, que evoca a la isla del jardín de Ermenonville donde fue enterrado el filósofo francés, así como la isla ubicada en el lago de Wörlitz que presentaba un modelo del monte Vesubio, donde el duque organizaba ostentosos fuegos artificiales que parecían emerger de un volcán en erupción. A lo largo de los más de veinticinco kilómetros que abarca el Reino de los Jardines, podemos encontrar muchas otras muestras arquitectónicas de impecable factura, como la "Casa gótica" comenzada por Erdmannsdorff en 1774, cuya cara norte imita las fachadas de las iglesias gótica tardías de Venecia, conformando una de las primeras estructuras neogóticas del viejo continente. El parque también presenta diversas réplicas de templos romanos, incluyendo el Panteón construido en 1795, además de diversas iglesias neogóticas erigidas en los pueblos vecinos de Riesigk y Vockerode a principios del siglo XIX.

A la muerte de Leopoldo III en 1817, prácticamente todo la región se había convertido en un jardín unificado. Un bello entorno rural que a pesar de la industrialización y la consiguiente expansión de Dessau durante la Revolución industrial ha conservado sus rasgos más característicos.

A día de hoy, cuando contemplamos el Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, se nos revela como el producto de un concienzudo estudio del paisaje, donde su gran variedad de estilos arquitectónicos jamás se imponen a él, si no que se fusionan con sus líneas y se adaptan a su belleza. Un edén resultante de un movimiento cultural e intelectual que consideraba que la razón humana podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía, construyendo un mundo mejor. Un paisaje donde subyace la filosofía de Jean-Jacques Rousseau y el espíritu neoclásico de Johann Joachim Winckelmann. Un lugar que parece haber sido creado para transportar a los humanos a la más serena de las calmas cotidianas, al mismo tiempo que en la vecina Francia la extrema desigualdad social, el auge de la burguesía y la opresión monárquica desataban una inevitable revolución.


El Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania
Nikater - Wikipedia


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
ghentooo


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
A/D-Wandler


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
A/D-Wandler


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
pixelchecker


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
pixelchecker


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
Torsten Maue


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
Charlotte Nordahl


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
Manuela Höft


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
Manuela Höft


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
Manuela Höft


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
stachelbeer


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
Charlotte Nordahl


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
Martin Schmid


Reino de los Jardines de Dessau-Wörlitz, Alemania.
Photo Clinique