Pin It

Widgets

El pueblo del agua: Las islas flotantes de los uros

Sobre las frías aguas del lago Titicaca, a casi cuatro mil metros de altitud sobre el nivel del mar y a unos seis kilómetros de la ciudad de Puno, se encuentra un sorprendente archipiélago compuesto por más de cuarenta islas artificiales habitadas por los uros, los descendientes de una de las culturas más antiguas de Sudamérica. Este pueblo afincado sobre las aguas elabora a partir de la planta de totora increíbles construcciones que se asientan sobre el lecho lacustre, pues según narran sus leyendas, huyeron del asedio inca refugiándose en las aguas, iniciando de este modo la tradición de las islas flotantes de los uros en Perú.

Los uros han morado desde hace siglos sobre estas islas artificiales, construidas empalmando bloques de raíces de totora que se desprenden del lecho del lago Titicaca bajo la acción de la corriente. Con el tiempo, estas raíces entran en descomposición, liberando gases que permanecen atrapados entre los juncos, ayudando a mantener la flotación. Para impedir que el viento o la corriente desplacen los islotes, éstos son anclados por medio de troncos y estacas que atraviesan la estructura y se hunden en el fondo del lago. Sobre estos bloques de raíces disponen sucesivas capas de totora seca, integrando el suelo de sus hogares. Las lluvias y la humedad ocasionan la degradación de esta base, por lo que cada pocos meses deben renovar las capas de juncos que conforman la superficie de las islas. Además, el peso de las viviendas y sus habitantes comprimen el ramaje, cuyo fondo en continua descomposición se va degradando hasta convertirse en abono orgánico, que con el paso de los años y la adición continua de nuevas capas llega a tocar el fondo mismo del lago, dejando de flotar sobre él. Un arduo trabajo de restauración que posiblemente se ve recompensado al despertar cada mañana ante la vista de las azules aguas del Titicaca.

La totora constituye un recurso indispensable para la vida de esta etnia, pues con esta planta acuática, común en los lagos y pantanos de América del Sur, también elaboran los techos, las paredes y las puertas de sus viviendas que se asientan sobre estas islas flotantes, así como las balsas conocidas como caballitos de totora, con las que navegan y pescan en las aguas del lago. Estas balsas apenas han variado en su diseño desde hace tres mil años, ideadas para transportar a un único navegante con sus aparejos durante las faenas de pesca. Se caracterizan por su proa curvada hacia arriba, siendo la popa más amplia y contando con un ancho de apenas un metro y una longitud cercana a los cinco, con un peso de unos cincuenta kilogramos, pudiendo soportar hasta doscientos de carga útil. Además de la construcción de sus balsas y hogares, la totora también se emplea como combustible para sus cocinas tras secar los tallos, además de como alimento, pues tras quitar la corteza obtienen una sustancia blanca y fibrosa, prácticamente insabora, pero igualmente empleada como complemento para sus dietas.

Las diversas islas varían en tamaño según las necesidades de los uros, pudiendo las de mayor superficie albergar hasta doce familias. En total, sobre estas chozas erigidas sobre las aguas del Titicaca viven aproximadamente unas dos mil personas entre hombres, mujeres y niños, presentando sus características formas cuadradas o triangulares con techo a dos aguas, contando con un único habitáculo en su interior, cocinando en el exterior para disminuir los riesgos de un posible incendio. La isla conforma el núcleo básico de esta comunidad dedicada principalmente a la pesca, la confección de redes y la artesanía, por lo que todos los miembros participan activamente en su construcción. Cuando el espacio disponible comienza a reducirse o bien cuando se unen nuevas parejas para formar una familia, se erige una nueva isla para albergarlos.

Los uros se denominan a sí mismos “kjotsuñi”, que puede traducirse como “el pueblo del lago”, pues al parecer, el vocablo "uros" correspondía al nombre peyorativo que les dieron los vecinos pueblos aymaras. Sus orígenes no están esclarecidos, considerados por algunos como la raza primigenia de América. Su árbol genealógico es diferente de los aymaras y de los quechuas, remontándose a épocas anteriores a los incas. Algunos expertos sostienen que provienen de una migración directa desde la Polinesia, y que constituyen un grupo humano con un origen independiente al que ocupó inicialmente el sur del continente, habitando primero en la costa para luego trasladarse a las montañas. Según otros estudiosos, la etnia de los uros proviene de la Amazonia, pues según los datos biológicos comprobados a través del ADN pertenecen al grupo de los Arawac. Sea cual fuere su origen, con el tiempo, los uros fueron perdiendo la pureza étnica, mezclándose con los quechuas y los aymaras que habitaban los márgenes del lago Titicaca, aunque los descendientes actuales que han arraigado sus vidas sobre las aguas todavía practican algunas de sus tradiciones ancestrales, aunque con una significativa influencia aymara.

Con la llegada de los conquistadores europeos, el aislamiento de este pueblo se hizo más patente, ocultándose en los totorales para evitar ser sometidos, o adentrándose en las aguas del lago para escapar de los colonizadores españoles, que masacraban a aquellos que se resistían y trasladaban al resto como esclavos a las minas de Potosí. De esta forma puede entenderse la construcción de las islas artificiales como un medio de este pueblo para sobrevivir, obligando a los uros a acelerar las técnicas constructivas que la totora les había proporcionado durante siglos.

Las islas flotantes del lago Titicaca conforman un referente mundial de arquitectura sostenible. Unas islas que cumplen sus ciclos naturales de existencia y terminan por degradarse y convertirse en abono orgánico cuando carecen del mantenimiento necesario. El hermoso legado de un pueblo precolombino que ha habitado esta "ciudad sobre las aguas" desde tiempos remotos e inmemoriales. Un pueblo desterrado, obligado a un aislamiento secular por la presión de los colonizadores, y que a día de hoy, continua su lucha por la supervivencia, confinados en una pobreza estructural y endémica caracterizada por la fragilidad de su ecosistema y la falta de medidas para mejorar sus condiciones de vida y sus medios de subsistencia.


El pueblo del agua: Las islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú
Christian Haugen


Islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú.
Christian Haugen


Islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú.
Christian Haugen


Ollas de alfarería. Las islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú
Nick Jewell


Islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú.
pclvv


Islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú.
Thomassin Mickaël


Islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú.
Ronan Crowley


Islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú.
Patty Ho


Islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú.
Carlos Vieira


Islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú.
Nick Jewell


Nativa de la etnia uros moliendo maíz. Las islas flotantes de los uros. Lago Titicaca. Perú
Fedekuki - Wikipedia



Cédric Liénart