Pin It

Widgets

El Teatro Nacional de China: El domo de Pekín

El Teatro Nacional de China se ubica en la ciudad de Pekín, próximo a la Ciudad Prohibida y junto a la plaza de Tien An Men y al Gran Salón del Pueblo. Este inmenso teatro de ópera integra una enorme cúpula elipsoide de titanio y cristal completamente rodeada por un lago artificial, una estructura futurista que simula flotar sobre las aguas. Diseñada por el arquitecto francés Paul Andreu, el edificio no dispone de ninguna abertura de entrada, siendo posible el acceso al interior a través de una galería con cubierta de vidrio de sesenta metros de longitud que se encuentra sumergida bajo las aguas y conecta la estructura con la orilla. El Teatro Nacional de China fue diseñado para convertirse en un símbolo de la ciudad, un enorme domo fácilmente reconocible.

El proyecto de Paul Andreu fue elegido entre 68 candidatos en un concurso internacional de arquitectura en el año 2000, aunque las obras no comenzaron hasta casi un año y medio después debido a las fuertes críticas que surgieron en relación al diseño ideado por el arquitecto francés, considerando que el contraste que mostraba con la arquitectura tradicional de Pekín era excesivo. Andreu argumentó que aunque el valor de la arquitectura tradicional china es inestimable, Pekín debería fusionar su arquitectura histórica con la moderna, como capital de un gran país y como ciudad internacional de gran importancia. Su diseño cuenta con un gran espacio abierto, así como una enorme superficie de agua y numerosos árboles, un proyecto ideado para complementar las paredes rojas de los antiguos edificios anexos, así como el Gran Salón del Pueblo donde se encuentra la sede gubernamental, con el fin de fundirse con su entorno, evitando, a pesar de su moderno diseño, desentonar con él.

El Teatro Nacional de China finalmente abrió sus puertas en junio del año 2007. Su gigantesca cúpula se extiende a lo largo de 212 metros en dirección este-oeste, 144 metros en dirección norte-sur, alzándose 46 metros de altura. En la construcción de la cubierta se emplearon mil doscientas piezas de vidrio laminado y veinte mil placas de titanio, que es más ligero que el acero y presenta una alta resistencia a la corrosión, aunque es mucho más costoso. Para sustentar la cubierta se creó un armazón de tubos de acero que da forma a la estructura. El teatro puede albergar a más de seis mil personas en sus doscientos mil metros cuadrados de superficie, dividiéndose en tres salas principales: el palacio de la ópera, el palacio de la música y el teatro de la ópera. Situado en la zona más elevada de la estructura se creó un mirador que ofrece a los visitantes una vista panorámica de Pekín, contando con paredes de vidrio laminado que otorgan una visión de 360 grados de la capital china desde las alturas.

El Teatro Nacional de China constituye una estructura de enormes proporciones, símbolo del progreso y del desarrollo del gigante asiático. Una obra que alcanzó un coste total de más de doscientos cuarenta millones de euros y cuya fecha de inauguración coincidió prácticamente con el inicio de las olimpiadas de Pekín en el año 2008, siendo presentada al mundo como otra de las grandes proezas de la República Popular China. Esta bella estructura fue bautizada por algunos medios como "The Egg" o "El Huevo", debido a la característica forma elipsoide del edificio, que parece evocar la imagen surrealista de una gigantesca nave nodriza amerizando sobre las aguas en medio de Pekín.


El Gran Teatro Nacional, Pekín, China.
Nicolas Will


El Gran Teatro Nacional, Pekín, China.
Ian Holton


El Gran Teatro Nacional, Pekín, China.
Ian Holton


El Gran Teatro Nacional, Pekín, China.
reibai


El Gran Teatro Nacional, Pekín, China.
Vera & Jean-Christophe


El Gran Teatro Nacional, Pekín, China.
Malcolm Browne


El Gran Teatro Nacional, Pekín, China.
La Priz


El Gran Teatro Nacional, Pekín, China.
Jorge Láscar