Pin It

Widgets

El Sacro Bosco de Bomarzo: El jardín de los delirios

Bomarzo es un municipio de la provincia de Viterbo, en la región de Lazio, al norte de Roma, en Italia. La zona fue un feudo histórico de la familia Orsini, una de las familias más importantes de Italia durante la Edad Media y el Renacimiento, cuyo castillo se sitúa al extremo de la ciudad, flanqueado por uno de los jardines más bellos, enigmáticos y esotéricos de la historia, conocido por el nombre del Sacro Bosco de Bomarzo o el Parque de los Monstruos.

La historia de este extravagante jardín se inicia en el siglo XVI cuando Pier Francesco Orsini, condotiero, duque y mecenas del Renacimiento, conocido como Vicino Orsini, heredó el ducado de Bomarzo siete años después de la muerte de su padre. Su carrera como mercenario se truncó sobre el año 1550, cuando finalizó la guerra franco-española en Italia, en la que había caído prisionero en manos de los españoles, en una Europa que sucumbía a la hegemonía de Felipe II. Tras el conflicto, Vicino se retiró a Bomarzo, donde se rodeó de artistas y dramaturgos, cultivando las ciencias y las letras y distanciándose de la religión. 

En el año 1547, el duque de Bomarzo, emprendió la construcción del Sacro Bosco, que dedicó a su esposa fallecida, Julia Farnese, a quien amaba apasionadamente, dejando tras su muerte un gran vacío en su vida y tornando su carácter más sombrío. Encargó al escultor y arquitecto renacentista Pirro Ligorio un conjunto escultórico que se alejase de la armonía, la alegría y la belleza, y que reflejara la magnitud del dolor y el desconsuelo que yacían en su corazón.

En el imponente y laberíntico jardín de Bomarzo se encuentran treinta tallas esculpidas sobre grandes bloques de piedra que emergen de la tierra, una roca de origen volcánica que contiene fragmentos de basalto y piedra caliza. A diferencia de otros jardines de la época, el Sacro Bosco de Bomarzo parece no tener un nexo temático entre las diversas esculturas, donde podremos observar efigies de los dioses romanos representando sucesos estremecedores, como Hércules descuartizando con sus propias manos a Caco. En el recorrido del parque nos encontraremos con numerosas tallas con un marcado cariz siniestro, como el elefante de guerra de Anibal, aplastando a un legionario romano hasta la muerte, así como una estatua de Cerbero, el perro de Hades, un monstruo de tres cabezas con una serpiente en lugar de cola, además de muchos otras como el dragón, las furias y las arpías, siendo la más conocida de ellas Orcus, la cara del ogro, una obra que parece cambiar su expresión facial a medida que las sombras del ocaso se proyectan sobre ella.

Para algunos, el Sacro Bosco de Bomarzo representa los delirios de un hombre que nació deformado, confinado en un cuerpo maltrecho y repudiado por su familia, que enloqueció tras la muerte de su esposa. Para otros, representa una genial visión manierista que cuestionaba la validez del ideal de belleza defendido en el Alto Renacimiento, el punto de vista de un hombre cultivado que rebatía la realidad existente de su época, un hombre que dedicó su vida a rodearse de una belleza alternativa más próxima a su propia fisonomía y alejada de los cánones renacentistas que la naturaleza le negó en su nacimiento.


Sacro Bosco de Bomarzo. El parque de los monstruos, Bomarzo, Italia
Gabriele Margapoti


Sacro Bosco de Bomarzo. El parque de los monstruos, Bomarzo, Italia
Gabriele Margapoti


Sacro Bosco de Bomarzo. El parque de los monstruos, Bomarzo, Italia
Gabriele Margapoti


Sacro Bosco de Bomarzo. El parque de los monstruos, Bomarzo, Italia
Emanuele


Sacro Bosco de Bomarzo. El parque de los monstruos, Bomarzo, Italia
Marcos Méndez Filesi


Sacro Bosco de Bomarzo. El parque de los monstruos, Bomarzo, Italia
Pavlo Boyko


Sacro Bosco de Bomarzo. El parque de los monstruos, Bomarzo, Italia
Pavlo Boyko


Sacro Bosco de Bomarzo. El parque de los monstruos, Bomarzo, Italia
Pavlo Boyko





Sacro Bosco de Bomarzo. El parque de los monstruos, Bomarzo, Italia
Marcos Méndez Filesi


Sacro Bosco de Bomarzo. El parque de los monstruos, Bomarzo, Italia
Marcos Méndez Filesi